22 de noviembre del 2017

AUNQUE los diversos medios de comunicación, han insistido permanentemente en obtener una respuesta positiva de Anilú Ingran Vallines, actual Delegada Federal de Sedesol, con respecto a su aspiración por la candidatura del PRI, a la Senaduría de la República, la funcionaria ha sido discreta en ese sentido y hasta ha tenido que hacer uso de diversas estrategias para no caer en el descuido de decir públicamente que tiene legítima búsqueda política de una posición del tamaño de la representación popular en el Senado de la República.

 

Pero, si ella no lo dice ni lo acepta de buenas a primeras, hay quienes piensan que en estos momentos, su perfil es el adecuado para enfrentarse a una lucha política sin cuartel, para lograr esta posición para su partido.

 

Atenta, como pocas veces se ve en política, la Delegada en Veracruz, de la Secretaria de Desarrollo Social, conversa, dialoga, plantea, pero no va más allá, aún cuando todo mundo sabe que sí quiere ser la candidata al Senado de la República, y que por eso trabaja permanentemente, para que la vean que sus intenciones no son pasajeras, que tiene convicción, que espera siempre lo mejor, y no precisamente para ella, solamente, sino para los demás, es decir, a quienes sirve todos los días y a quienes lo necesitan en todo los rincones del Estado.

 

Con una carrera política extraordinaria, para los pocos años que ha vivido, ha sabido valorar todos los principios y reglas que funcionan dentro del mundo político de Veracruz, y de México. Conoce los caminos, los vericuetos de esta actividad y aún así, como ella misma lo dice, esta plenamente convencida de que eso es lo que quería, y por esta razón, podría intuirse que ama profundamente la vida pública, la vida de servicio, la de dar más que recibir, porque en cierta forma, esa ha sido su formación desde pequeña, es decir, conocer y sentir el esfuerzo por llegar con sus propios méritos.

 

Invitada por la ACOVER, Asociación de Comunicadores del Estado de Veracruz, Anilú, como prefiere que la llamen, dio respuestas a preguntas en todos los sentidos, es decir, desde el aspecto social, que tiene que ver mucho con las funciones de la delegación de la dependencia federal, que tiene en sus manos, como en todos los temas políticos del momento, principalmente, los relacionados a su trabajo y a su posibilidad de convertirse en la candidata a la Senaduría de la República.

 

Y aunque por respecto a los lineamientos electorales, se guarda sus propias intenciones, la percepción indica que esta en el camino de la aspiración y que hace lo que tiene que hacer para alcanzar tan importante meta.

 

Dentro de sus funciones, fue bastante clara, al determinar con precisión su función, su compromiso y responsabilidad, sin entrar en otros detalles que la pudieran comprometer con expresiones fuera del contexto político. Se cuida bien, porque tiene la experiencia político electoral, pues en su hoja de servicios, destaca el momento que tuvo al ser presidenta de la Mesa Directiva, del Congreso local, desde donde dio cátedra con tan poco tiempo en la política.

 

Anilú, fue al seno de la Acover, sabiendo de antemano que la pregunta obligada, sería, sin duda, la relacionada con su aspiración política. Pero no tuvo miedo, sino al contrario, supo enfrentar cada una de las interrogantes con toda oportunidad, dejando satisfechos a quienes le interrogaron sobre el tema.

 

Finalmente, diría que espera los tiempos políticos necesarios. Espera que se publique la convocatoria priista y entonces habrá de decidir que es lo que quiere, si seguir en donde esta o renunciar, de una buena vez, para participar limpiamente en un proceso interno, primero y después en una elección constitucional, con rumbo al Senado de la República.

 

Y por lo que usted esta pensando igual que este columnista, diríamos que sí, que sí quiere ser y que bajo esta convicción, seguramente que la veremos en este escenario en poco tiempo. No hay duda.

 

                                                ---------------------------

 

LOS ULTIMOS DIAS QUE PASARON, previos a la decisión del PRD, para aliarse con el PAN y el Movimiento Ciudadano, se generaron diversas reacciones, que si bien ya se conocían desde hace algún tiempo, en estos recientes días, como que se confirmaron en el sentido de que gran parte de la militancia, por lo menos, hacia el interior del partido blanquiazul, no daban su autorización al llamado Chico maravilla,para ser el candidaito, porque lo consideran un secuestrador de su propia organización política, tomando decisiones que no le correspondían por completo.

 

Es más, desde hace tiempo, también, el mismo Anaya, ha venido enfrentando a políticos de su partido, que no están de acuerdo en el rumbo que tomó el PAN, en los más recientes meses y por eso, amenazan, incluso, con generar algún movimiento en contra del dirigente estatal, el cual ya no cuenta con la fuerza suficiente para poder llegar a la meta que se había fijado.

 

Nadie lo dice, pero Dante Delgado Rannauro, ha venido tejiendo finamente las negociaciones con la finalidad de que Anaya, no resulte, dueño de la candidatura y ahí esta el detalle que pocos han querido ver, es decir, que el Ex gobernador veracruzano, se suba, finalmente, a reclamar el derecho para ser candidato.

 

No será ninguna especie de golpe de estado, no, sino que Dante, solamente, estaría aprovechando las circunstancias que se están dando y que fueron provocadas por el mismo panismo que no esta de acuerdo con su líder.

 

Esto lo hemos señalado puntualmente, y no precisamente porque conozcamos el fondo de la olla, no, sino simplemente que seguimos los pasos que es están dando y todo indica que podría ser de esta manera, porque si bien Dante, fue en principio candidateado para la gubernatura de Veracruz, también lo ha sido para la propia Secretaría de Gobernación, en el supuesto caso de que el Frente, ya coaligado, gane las elecciones presidenciales.

 

Pero, de aquí hasta donde tengan que llegar las cosas, falta tiempo, no mucho, pero todo parece ser de esta manera. Dante Delgado, sabe que Anaya, no gana, que tampoco Alejandra Barrales, puede llegar a la Jefatura de Gobierno de la ciudad de México, y que él, como candidato, tampoco lo podría ser, pero los intereses políticos son muchos y habrá manera de llegar, como candidato presidencial, a negociaciones mucho más importantes.

 

                                                 -------------------------

 

¿SABE USTED LO QUE SIGNIFICAN, en estos tiempos difíciles para los veracruzanos, para el propio gobierno estatal, y principalmente, para el Gobierno municipal de Xalapa, que comenzará su trabajo a partir del primero de enero, que el actual gobierno, presidido por Américo Zúñiga Martínez, le deje en caja por lo menos ocho millones de dólares, que suman alrededor de los ciento cincuenta millones de pesos, más o menos, después de haber cumplido con su propia tarea correspondiente a la obra pública y todos los gastos que ha tenido recientemente y a lo largo del periodo constitucional de gobierno?.

 

Bueno, pues para casi todos los que puedan hacer cuentas, resulta ser mucho dinero.

 

Con estos recursos, el gobierno, de diferentes siglas, que tomará posesión comenzando el año, podrá realizar el trabajo mucho más relajado, sumando estas cantidades a las que tendrá que recoger con el impuesto predial.

 

No habrá, para el gobierno morenista, ningún pretexto para decir que no tendrá dinero y que por eso, su trabajo tenga que sufrir retrasos.

 

No, el nuevo alcalde y toda la comuna que iniciará operaciones el primero de enero, tendrá recursos de donde echar mano para cumplir con todos los compromisos pendientes y los que haya contraído por efectos de la campaña política realizada en este mismo año.

 

Ni que decir, para el nuevo gobierno municipal.

 

                                              ------------------------------

 

Y MAÑANA, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.