15 de junio del 2017

El alcalde electo de la capital del estado, Pedro Hipólito Rodríguez Herrero, surgido del Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, perfiló en las páginas de Diario de Xalapa lo que será su gobierno municipal. Dijo que hará un gobierno incluyente, que tome en cuenta las opiniones de ciudadanos preparados, organizaciones civiles, cámaras empresariales y colegios de profesionistas.

Adelantó que el próximo gobierno de la capital veracruzana pondrá especial atención en el desarrollo turístico y combatirá el ambulantaje.

Al margen de las propuestas para el desarrollo a futuro, Rodríguez Herrero se refirió a la relación que habrá de tener su ayuntamiento con los gobiernos federal y estatal; apuntó que pedirá a dichas instancias apoyo para Xalapa en recursos económicos. Incluso, habló de un “llamado de urgencia”.

El de Morena adelantó que si la petición de apoyo económico no es escuchada, convocará a la movilización de los xalapeños.

En pocas palabras, el futuro alcalde habría sacado los tambores de guerra para adelantar lo que podría interpretarse como un probable conflicto.

No se esperaba un discurso diferente; el alcalde electo está en su papel de oposición, desde el municipio, a los gobiernos estatal (PAN) y federal (PRI).

Así, Pedro Hipólito Rodríguez toma la bandera de la defensa y promoción de los recursos que permitan al ayuntamiento xalapeño el desarrollo de obras y la introducción de servicios; y, de paso, amaga con una probable confrontación, una más entre un gobierno municipal y un ejecutivo estatal.

Recordamos, por ejemplo, el antecedente de las fuertes diferencias que prevalecieron en la década de los noventas entre el entonces alcalde Rafael Hernández Villalpando y el gobernador Miguel Alemán Velasco.

En esta ocasión, no faltará quien observe en la entrevista de Pedro Hipólito Rodríguez una declaración de guerra; acaso una amenaza: o hay recursos o habrá movilizaciones; sin embargo, las palabras del de Morena también encierran la disposición al diálogo con los gobiernos estatal y federal, dado que habla de una solicitud de apoyo.

Lo curioso es que hasta donde se sabe, nadie en la administración estatal ha dicho que el próximo alcalde xalapeño tendrá cerradas las puertas de Palacio de Gobierno.

El problema es que puede haber disposición al diálogo por parte del gobierno de la entidad; lo que no hay, dada la virtual quiebra de las finanzas estatales, son recursos para apoyar de forma extraordinaria, al margen del presupuesto etiquetado, a los municipios veracruzanos, Xalapa incluido.

Lo que se anticipa en torno al caso es una relación más bien institucional entre el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares y la administración que habrá de encabezar Pedro Hipólito Rodríguez Herrero; difícilmente habrá recursos adicionales y es poco probable que el futuro alcalde convoque a la movilización social.

Al fin y al cabo, el periodo de tiempo en que dichos personajes serán vecinos (uno en Palacio de Gobierno y el otro en el inmueble municipal) será sólo de un año. Ojalá durante ese lapso prevalezca la cordura e impere una relación de respeto mutuo entre las partes, que no sea contaminada por los tiempos electorales del próximo año.

 

 

Tren Oaxaca -Veracruz

Una buena noticia para el desarrollo del sur de Veracruz y en general del sureste del país es el inicio de los trabajos para la definición de los proyectos que habrán de concretarse en materia de infraestructura por parte del gobierno federal, en las llamadas Zonas Económicas Especiales.

La autoridad en la materia ha informado que entre los proyectos que se estudian se encuentra la inversión en el tren transístmico Oaxaca-Veracruz, de Salinas Cruz a Coatzacoalcos.

En 2018 se estima que podrían aplicarse dos mil millones de pesos a las Zonas Económicas Especiales; y un  alto porcentaje de esos recursos se destinarían a dicho proyecto, que se suma a una supercarretera que comunicará a Oaxaca con la entidad veracruzana.

Por su conectividad hacia Estados Unidos, por contar con industria petroquímica y con una importante oferta de mano de obra, Coatzacoalcos es considerado uno de los puntos en los que se enfocará, como prioridad, la inversión de las Zonas Económicas Especiales, junto con Lázaro Cárdenas, Salina Cruz, Puerto Chiapas y Yucatán. @luisromero85